Costa Rica, Pura Vida

Costa Rica es pura naturaleza, apasionantes paisajes donde bosques, ríos, volcanes y playas constituyen distintos ecosistemas que son el refugio y santuario de una original y variada flora y fauna. Costa Rica ocupa un lugar privilegiado en el corazón de Centroamérica, con 51 mil kilómetros cuadrados de extensión y playas bañadas por dos océanos, Atlántico y Pacífico. La zona del Caribe destaca por su variedad de ecosistemas acuáticos y sus playas de arena negra y blanca, ideales para la práctica de actividades enfocadas en la naturaleza y el mar, como la pesca deportiva y el buceo en aguas claras, y también para disfrutar del sol y las caminatas a orillas del mar. La costa del Pacífico concentra grandes centros turísticos y sus playas son preferidas para la práctica del surf, por ejemplo, Esterillos, Jacó, Hermosa, Boca Barranca y cerca del Parque Nacional Marino Ballena y en el sector de Golfito, donde se forma la famosa “ola larga izquierda”.

San José

En la capital, San José, destacan los mercados de gran colorido y bonitas calles. El mercado Central es el mejor para encontrar artículos locales, y también merece la pena visitar el parque Mozarán, el parque Central y la plaza de la Cultura.

La Cadena de Volcanes

En la Cadena de Volcanes se puede apreciar el volcán Poás, con uno de los cráteres más grandes del mundo, o el volcán Irazú, el volcán Arena y el volcán Rincón de la Vieja, entre otros. El acceso al cráter del volcán Poás no es difícil. Una vez arriba se puede observar la laguna Botos, formada en su interior; y si uno se acerca a la vertiente norte podrá ver las pequeñas explosiones y el humo que otro cráter, de reciente apertura, produce cada quince minutos. El volcán Arenal, en el norte del país, es otro gran polo de atracción turística por sus continuas erupciones y las elevadas columnas de humo que emergen de su cráter.